Vicen, Barbi y Nudo (Villena)

Estimados Erica y Alberto:
Nuestra historia comenzó desde que vimos hace unos años esta raza de perro (el perro lobo checoslovaco), nos enamoramos, ya que nos gusta muchísimo la cultura nórdica y tienen un gran parecido con los lobos.

Estuvimos mucho tiempo buscando donde poder encontrar esta raza, miramos webs, anuncios, criaderos… pero ninguno nos convenció tanto como Wolfdogland, ya que desde el primer momento que hablamos fuisteis muy atentos y agradables con nosotros, e incluso nos ofrecisteis ayuda si de todos modos no adquiríamos ninguno de vuestros pequeños, cosa que hizo que supiéramos que de verdad amáis a esta raza.

Seguidamente hablamos con vosotros para saber qué necesitábamos para poder tener uno de vuestros peques en la familia. No sólo fuisteis rápidos en la contestación si no que fuisteis muy amables y pacientes, puesto que fuimos un poco pesados con tantas preguntas.

La primera camada que estuvimos esperando fue la de Ira, pero solo tuvo a una peque, por lo que sin dudarlo esperamos a la siguiente. Con más ganas que nunca nos disteis la gran noticia, ¡Zoray estaba embarazada!, y no de uno, ni de dos, ni de tres, sino… ¡de nueve cachorros!, aún así estábamos nerviosos de cuantos machos y hembras saldrían ya que nosotros queríamos un machito y éramos los segundos. Hasta que por fin nos avisasteis del nacimiento de nuestro
peque. Cuatro machos y cinco hembras ¡¡nuestro peque ya estaba ahí!! Con la ilusión que teníamos no podíamos aguantar las ganas de ir a verlos antes de poder llevárnoslo. Por temas de trabajo la visita sería exprés pero la hospitalidad y amabilidad que tuvisteis con nosotros fue infinita. No solo vimos los perros si no que también nos acogisteis esa noche en vuestra casa como si fuéramos de la familia. La mañana siguiente nos dijimos un hasta luego, ya que volveríamos a vernos muy pronto para la hora de recoger al bebe.

Al fin, llegó el momento, 29 de julio de 2017 día que fuimos a recoger a nuestro peque. Llegamos tardísimo pero aun así nos acogisteis con los brazos abiertos y unas cervezas para celebrarlo. Tuvimos también la suerte de coincidir con Lenka, la dueña del papá de Nudo.

Junto a la cual nos volvisteis a ofrecer cobijo en vuestra casa. La mañana siguiente estuvimos encantados de hablar de nuevo con vosotros y disfrutar de la amistad que ya habíamos forjado. A la hora de llevarnos al peque, Erica como buena abuelilla de él, no pudo aguantarse a derramar unas lágrimas de tristeza y alegría de que su peque se iba. No solo nos llevamos un perro de esa casa, nos llevamos uno de la familia que con tanto mimo habían cuidado desde que nació. Noches en vela para darles todo su cariño hacen de la despedida algo duro y se le notaba. Y por cierto también nos llevamos algo mas, nos llevamos unos amigos que sin conocernos de nada nos dieron todo y que a partir de ahora pueden contar con su familia de Villena para lo que quieran.

Ahora Nudo, nuestro peque, tiene ya 4 meses y está gigante. No tenemos palabras para explicar lo que sentimos por este animalillo. Estamos encantados de tenerlo en casa y además es un pedazo de pan, se nota que viene de buena familia.

Por todo esto nunca nos cansaremos de daros las gracias y por supuesto esperamos poder volver a veros pronto. Sois geniales como criadores y más aun como personas.

 

Con cariño un beso y un abrazo muy fuerte de parte de:

Vicen, Barbi y Nudo.

Últimas entradas

Deja tu comentario