ALVARO (AVILA)

Después de mucho tiempo de espera, de ilusión, hace unos días que está con nosotros la pequeña. Ha sido una espera larga pero ha merecido la pena. Es un cúmulo de sensaciones tan potente que es difícil de explicar pero voy a tratar de ser conciso centrándome en lo que he sentido y siento.

Desde el primer momento, Erica y Alberto, me habéis transmitido principalmente tres sensaciones: seguridad, compromiso y pasión.

Seguridad, por las pruebas médicas y los certificados de salud que aportáis de vuestros perros, por invitarme a conocerlos en persona , darme la oportunidad de pasar tiempo con vosotros y vuestros fantásticos animales y abrirme las puertas de vuestra casa con tanta confianza.

Compromiso, porque desde el nacimiento, habéis cuidado de los pequeños durante las 24 horas y nos habéis tenido informados de todo en directo. De lo bueno y de lo malo. Una dedicación a tiempo completo que demuestra el compromiso con vuestros perros, con nuestros perros.

Pasión, porque en cada conversación, derrocháis entrega, amor, dedicación y conocimiento por esta raza tan especial, siempre buscando la excelencia morfológica, en sus cuidados, en su educación, en su alimentación y en todo lo que les atañe. Cada rato con vosotros es un aprendizaje continuo, siempre enriquecedor y conseguís contagiar esa “locura” por la raza.

Por todo esto, Wolfdog land no es un criadero, es una familia, es una forma de vida, un sueño creado con entrega, con amor y con mucho mucho esfuerzo. ¡Y a la vista están los resultados de vuestro fantástico trabajo!

Recibid mi más sincera enhorabuena por la por todo el trabajo que hacéis desde Wolfdog land.

Muchas gracias por todo.

Un abrazo,

Álvaro

 

Últimas entradas

Deja tu comentario